Notícies de l'Associació

Barcelona, 26 de octubre de 2018.- Áltima inaugura un nuevo espacio para las sepulturas verticales en el Cementerio Comarcal Parque de Roques Blanques. Se trata de los nichos verdes, concebidos como un jardín vertical modular con especies aromáticas y que configuran un nuevo paisaje de reposo y contemplación integrado dentro del Parque Natural de Collserola.

Este espacio, enmarcado dentro de la apuesta de sostenibilidad medioambiental, está integrado por especies autóctonas y adaptadas a las condiciones climáticas de la zona

Después de más de 10 años de que Áltima empezara a implementar de forma exclusiva servicios respetuosos y sostenibles con el medio ambiente e integrados en el entorno natural, la empresa ha mantenido estos valores en todos los proyectos que ha llevado a cabo. En este sentido, en uno en torno a protección y recogimiento, las nuevas sepulturas verdes son una apuesta para la mejora de las calidades ambientales del lugar, en armonía con la montaña.

Tal como ha explicado Joan Ventura, director de Cementerios de Áltima, “las últimas iniciativas que hemos llevado a cabo han sido relacionadas con la gestión de cenizas, pero creemos que hay recorrido para innovar en las sepulturas verticales y poder adaptarlas en el entorno donde nos encontramos”.

En estos espacios, que han empezado a estar disponibles este mes de octubre, se introducen especies autóctonas y adaptadas a las condiciones climáticas de la zona, que no generan competencia entre sí y que atraen la flora y fauna de la zona, ejerciendo una nueva visión del espacio de conmemoración a favor de la biodiversidad.

“El camino del bosque”, después de un año de su puesta en marcha, es una las opciones ecológicas para cenizas que más acogida tiene y cuenta ya con más de 180 servicios

Buena acogida de servicios para El camino del bosque
Después de un año de la inauguración de El camino del bosque, el espacio natural más grande de España para el destino de las cenizas ha recibido muy buena acogida por parte de los usuarios. Ubicado en el Cementerio Comarcal Parque Roques Blanques en el Papiol (Baix Llobregat), permite enterrar urnas biodegradables de madera natural en el margen de un sendero ya existente dentro del recinto del cementerio. Después de este último año de su puesta en marcha, ya cuenta con 180 urnas, un dato que mejora las primeras previsiones realizadas.

Para el director de Cementerios de Áltima, “El camino del bosque responde perfectamente a nuestro objetivo de llevar a cabo una gestión sostenible y respetuosa con el medio ambiente, del mismo modo que hace más de 10 años decidimos apostar por proyectos como el Bosque de la calma, con 1.153 árboles plantados, el Jardín del reposo, con 1.049 servicios realizados, la Fuente del reposo, con 237 servicios, o los Árboles familiares, que cuenta ya con 402 ejemplares”. El proyecto de El camino del bosque ya ha recibido tres reconocimientos: ha sido ganador dentro de la categoría Innovación en la Construcción de los Premios Cataluña Construcción 2018; ha recibido el premio EMAS Cataluña 2018 en la categoría de “Mejora del comportamiento ambiental”; y ha sido reconocido como la “Mejor iniciativa medioambiental” dentro del concurso de cementerios de España que organiza Adiós Cultural.

Iniciativas de este tipo posicionan Roques Blanques como cementerio referente en el Estado en cuanto a alternativas de gestión sostenible de cenizas. Áltima destaca que alternativas ecológicas como las puestas en marcha a Roques Blanques promueven el uso de entierros más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. En este sentido, la empresa destaca que un 77 % de los usuarios de servicios funerarios de Áltima ya optan por ataúdes sin elementos contaminantes y un 40 % por urnas biodegradables.

En esta línea, el Jardín de las amapolas que entró en funcionamiento ahora también hace un año ha sido también uno de los servicios demandados en el cementerio de Las Pruelles, en Sitges. Este espacio ajardinado permite la colocación de centenares de amapolas de porcelana, identificadas cada una con el nombre del difunto, debajo de las cuales se entierran las cenizas con una urna biodegradable. La iniciativa, que simula un campo de amapolas a modo de memorial, es pionera y única a nuestro país. En paralelo, este recinto también puso en marcha las Urnas pluviales familiares, de bronce, unos innovadores columbarios planteados como sepulturas familiares donde las cenizas se diluyen con la acción del agua de la lluvia.

Según Joan Ventura, director de Cementerios de Áltima, “la buena aceptación de iniciativas como éstas para la gestión de cenizas ecológicas ponen de manifiesto el peso que toma la incineración en los servicios funerarios”. En este sentido, según datos facilitados por Áltima, la cremación mantiene un aumento anual de casi un 9,4 % en Cataluña. La compañía, pero, ha obtenido una cifra de crecimiento superior en este sentido durante 2017, del 10,55 %. En cuanto a la demanda de servicios de cremación a la provincia de Barcelona, Áltima sitúa esta tendencia en el 48,28%. Un porcentaje por encima de la media global catalana (43,73 %) y española (38,43 %). Se prevé que esta tendencia vaya creciendo progresivamente durante la próxima década y se estabilice alrededor del 60 % a los principales núcleos de población de Cataluña.

La experiencia de más de 10 años implantando servicios funerarios innovadores y pioneros en sostenibilidad medioambiental, los ha permitido consolidarse como un referente y abrir una nueva línea de actividad para trasladar su conocimiento a otros cementerios. El equipo de Áltima, integrado por arquitectos y especialistas en medio ambiente, asesora diferentes ayuntamientos para la gestión del espacios para cenizas aportando solucionas adaptadas a cada entorno.

www.altima-sfi.com / www.parc-roquesblanques.com